Mitos y conceptos del tarot

Mitos y conceptos del tarot

 

Los que somos legos en asuntos del tarot, a menudo confundimos los términos y conceptos que, o no tienen nada que ver entre ellos, o significan algo diferente a lo que interpretamos. El tarorista puede, mediante unas cualidades mentales o perceptivas que ha desarrollado previamente, ver cosas que sucederán, conocer datos sobre personas o sobre hechos. Cada adivino usará el método con el que más acomodo haya tenido, sin tener que ser obligatoriamente una baraja de cartas.

Es por esto que el tarotista es quién tiene el don de la videncia y utiliza como herramientas para ayudarse un mazo de cartas. Cualquier persona que cogiese su propia baraja no sería capaz de ver el futuro.

Confusiones con respecto al tarot

Por otro lado, tampoco lo que ve el tarotista tiene que ser bueno, pese a que esta sea nuestra ilusión cuando acudimos a que nos echen las cartas. El tèrmino buenaventura no sería muy acertado, por lo tanto.

Y en cuanto a las herramientas del adivino, también confundimos el tarot con la cartomancia. No obstante, mientras que en el primero, las cartas tienen cada una su significado, en la cartomancia, por el contrario, es el propio adivino quién interpreta el resultado de la tirada.

Más información sobre adivinos y tarotistas en esta web: http://www.tarot.tv/

Como sabemos, aparte de las cartas, también se utilizan un sin fín de técnicas adivinatorias más, como las piedras (litomancia), los cristales (cristalomancia), el agua (hidromancia), el café(cafeomancia), el viento( aeromancia), etc. Todos ellos comparten el sufijo griego -mancia —en español, adivinación— que logra el adivino mediante el poder entrenado de su intuición.